¿Cual es la mejor forma de comprar un seguro de decesos?

Hoy día es posible comprar casi cualquier cosa en casi cualquier sitio.

Solo hay que fijarse en nuevas fórmulas de compra que están desbancando al comercio tradicional, incluso los señores banqueros parece que ya no quieren ver clientes por las oficinas, lo demuestra el hecho que empezaron reduciendo plantilla, ahora cierran oficinas y dentro de poco solo será posible utilizar Internet en todas sus variantes y soportes.

No cabe duda que las nuevas tecnologías, con la potencia que supone Internet, y la próxima llegada de anchos de banda como 5G que garantizan una rapidez de comunicación nunca antes conocida supondrá una revolución, no cabe duda decíamos que es imposible que la forma de comprar no cambie adaptándose a estos cambios y avances, pero también es cierto que hay compras y compras. Los zapatos por ejemplo, son un artículo de consumo que tiene muchas cuestiones que hacen que el cliente prefiera verlo, tocarlo y probarlo antes de comprarlo, ¿Verdad?

Algo parecido pasa cuando hablamos de seguros, no todos son iguales. No es lo mismo comprar un seguro para la bicicleta de papá que el seguro para la casa donde vive la familia. Y por supuesto no es lo mismo comprar un seguro a un profesional experto que a una persona no cualificada o incluso en una web de la que no sabemos mucho.

Cuando tenemos que asegurar los riesgos que afectan a las personas, especialmente a nosotros mismos y nuestras familias, lo mejor es contar con expertos. Y para eso las compañías , y por supuesto las de decesos y Purísima especialmente, contamos con profesionales bien seleccionados y formados para poder atender a cada cliente con sus características especiales, adaptándole el producto y la oferta a sus necesidades y las de su familia, porque incluir a toda la familia en la misma póliza es muy importante, pero cada uno con sus peculiaridades.

Por lo tanto la respuesta es fácil, a través de agentes profesionales. No te dejes encantar con cantos de sirenas de ofertas de precio que no responden más que a la necesidad de vender a cualquier precio, el día que necesites el servicio ya sabes, o mejor dicho: Quién sabe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *