Purísima se sensibiliza con los habitantes de La Palma

La erupción del volcán Cumbre Vieja está suponiendo un drama personal para miles de palmeros que han perdido todo, desde su vivienda a su empresa o su trabajo, y en ese contexto la Mutualidad no puede ser insensible, y ha tomado la decisión de no proceder al cobro de las primas de 2022 de los clientes con domicilio en la isla.

Para facilitar la comunicación con nuestros clientes, especialmente en La Palma, es conveniente contar con una dirección de correo electrónico, por lo que pueden facilitarnos el email en el teléfono 915 215 483 o en la web de la compañía https://www.purisimamps.es/contacto.php

10 pasos a seguir para una jubilación activa y saludable

La esperanza de vida al nacer en España roza los 80 años, en el caso de los hombres, y llega hasta los 85 para las mujeres. Eso sí, para cumplir las estadísticas y superarlas si es posible, es importante seguir una serie de pasos básicos… que corremos el peligro de olvidar a causa del acelerado ritmo de vida diario. Presta atención a este “mantra” para jubilación saludable y activa. Te avisamos que contarás con un buen aliado para poder cumplirlo.

1.- Vigila tu peso.

Tu cuerpo es una estructura que debe soportar una carga, que eres tú mismo. Si esa carga es excesiva, tu cuerpo puede acabar teniendo dificultades para hacer las cosas bien. El sobrepeso y, muy particularmente, la obesidad, pueden generar diversas enfermedades y complicaciones. Recuerda que en el seguro de salud hay profesionales, desde tu médico de cabecera hasta los especialistas endocrinólogos, que pueden ayudarte a permanecer en un peso ideal.

2.- Modera los “vicios”.

Junto con el sobrepeso, y en ocasiones correlacionados con él, determinados hábitos de consumo, como el alcohol y el tabaco, son los otros factores externos y elegidos por la persona que pueden estar presentes en un deterioro de la calidad de vida. Si deseas reducir tu consumo o incluso eliminarlo, pero la dependencia te lo impide, en tu seguro de salud también puedes encontrar programas diseñados para ello.

3.- Haz ejercicio.

No es necesario apuntarse al mejor gimnasio del barrio, ni contratar un entrenador personal o comprarse una bicicleta estática. Basta con adquirir pequeños hábitos y convertirlos en una constante: 30 minutos de paseo activo, una visita semanal a la piscina, pádel con los amigos los martes y jueves… El ejercicio constante previene muchas enfermedades, desde las circulatorias hasta el Alzheimer. Tu médico puede ser un apoyo importante en este proceso; recuerda, además, que si dispones de video consulta, podrás plantearle cualquier duda que tengas.

4.- Ojo con la tensión arterial y el colesterol.

Ten cuidado con esas cosas de la salud que se pueden torcer, pero no presentan síntomas al torcerse. Se puede ser hipertenso a cualquier edad; y, si esa condición se presenta, es posible que se produzca un deterioro en la salud que tal vez acabemos pagando caro. Recuerda que tu médico del seguro privado puedes visitarlo cuantas veces quieras o acordéis ambos, para realizar un control sistemático y evitarte sorpresas.

5.- No te olvides de la dependencia.

Ya sabemos que pensar en cosas desagradables no es agradable, claro. Pero hay que hacerlo. La vida es muy larga, cada vez más larga. Pero todavía no hemos conseguido garantizarnos que toda nuestra vida la podremos vivir en plenitud de facultades. Diversas enfermedades, discapacidades y accidentes pueden generar lo que se llama dependencia o falta de autonomía personal, esto es: la necesidad de un tercero en la vida diaria. La dependencia se previene con los hábitos, pero aun así puede presentarse; y, por ello, existen seguros específicos destinados a proveer lo necesario en ese momento.

6.- Piensa en los tuyos.

Si has llegado a ese momento en la vida en el que has creado tu propia familia, lo racional, aunque te cueste, es pensar en ellos. Estadísticamente, lo más seguro es que tengas una vida larga y provechosa; pero hay circunstancias: una enfermedad, un accidente, que pueden poner en peligro esa continuidad, algo que puede afectar no sólo a tu nivel de vida sino al de quienes dependen total o parcialmente de ti. La institución aseguradora tiene diversas figuras de seguro: el seguro de vida, el de accidentes, el subsidio por enfermedad u hospitalización, que están diseñados para cubrir ese hueco.

7.- Mantén en orden tus asuntos.

Llegar a determinada edad, jubilarse, etc., es adquirir el derecho a la tranquilidad. Sin embargo, son muchas las cosas que pueden perturbar esa tranquilidad; problemas con los impuestos, con la pensión o el salario, con la comunidad de vecinos… Una buena manera de garantizarse la tranquilidad es adquirir el hábito, desde muy pronto, de echar mano de los profesionales de los seguros de defensa jurídica. Profesionales que están, precisamente, para eso: para que tú estés tranquilo, y te ocupes de lo tuyo.

8.- Si viajas, viaja seguro.

Si crees que llegar a una determinada edad es llegar a ese momento en el que viajarás lo que no has podido antes, no te olvides de viajar bien asegurado. De esta manera, cualquier cosa que te pueda pasar estará cubierta.

9.- Sobre todo, ahorra; y empieza cuanto antes.

Sí, empieza cuanto antes porque, cuanto antes empieces a ahorrar, más que proteges contra las pérdidas del ahorro, y más ahorro acumulas. Plantéate un objetivo y asesórate bien sobre la mejor forma de alcanzarlo.

10.- Aunque no quieras, piensa en lo que ha de pasar.

Ya sabemos que es complicado y duro. Pero el deceso es algo que ocurrirá, y tú puedes prevenirlo para que no sea una carga para los que se quedan atrás. El seguro español de Decesos, además, conforma un conjunto de servicios muy interesantes, tales como el borrador de la huella digital o la asunción de los trámites ligados a la testamentaría.

Volcanes y seguros, como actúan las coberturas de las pólizas en estos casos

Con motivo de la erupción del volcán Cumbre Vieja, en la isla canaria de La Palma, es habitual escuchar comentarios sobre lo que las pólizas de seguros cubren en estos casos. Lo primero que se debe saber es que solo las pólizas de seguros de daños, con la prima de consorcio incorporada en sus recibos, son las que ofrecen cobertura para los daños sufridos a consecuencia de la erupción, bien por los terremotos que acompañan la erupción, por incendio, daños producidos por la lava o también por el humo.

Si quieres ahorrar un 20% en energía, necesitas apostar por soluciones de eficiencia energética

Photo by <a href="https://unsplash.com/@pavement_special?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">Riccardo Annandale</a> on <a href="https://unsplash.com/@pavement_special?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">Unsplash</a>

Los expertos de UCI, entidad especialista en financiación sostenible de la vivienda, apuntan algunas claves para un hogar más eficiente energéticamente, que ayudarían a reducir el gasto medio de un hogar, estimado en 120 euros mensuales.

La utilización de placas solares de autoconsumo reduciría la factura eléctrica en un 20% y apostar por la geotermia o aerotermia para la calefacción llevaría a reducir un 70% este gasto doméstico.

La llegada del mes de septiembre supone un gran aumento del gasto con la Vuelta al Cole, que según la OCU asciende a 1.890 euros por familia. A lo que hay que sumar en esta temida cuesta de septiembre las facturas de luz, agua y gas, que de media rondan los 120 euros mensuales.

Los jóvenes y el seguro

El 12 de agosto fue el Día Internacional de la Juventud, con ese motivo nos planteamos en qué medida los jóvenes tienen relación con el seguro. Y, la verdad, sí que la tienen. En ocasiones, más de lo que se podría sospechar.

El seguro que solo contrata 1 de cada 23 jóvenes… y que todos deberían tener

Los jóvenes (o, para ser más precisos, las personas de hasta 35 años de edad; en algún sitio hay que poner la frontera…) son una parte bastante pequeña de los que adquieren un seguro de vida: uno de cada 23. Ya volveremos sobre esto. Son pocos, sí; pero tal vez te sorprenda saber que una de cada cuatro personas aseguradas de decesos en España tiene menos de 35 años; o que cuatro de cada 10 personas que tienen seguro de salud privado también están por debajo de dicha edad.

Contratar el mejor seguro requiere un estudio previo del cliente

Una familia navega por Internet

Desde hace tiempo se habla, y mucho, de lo fácil, rápido y sencillo que es contratar un seguro por Internet, y además se afirma que es mucho más barato que hacerlo por otros medios. ¿Es cierto esto que afirman los que venden seguros on-line? Si analizamos parte por parte esa afirmación tendremos la respuesta correcta.

Empecemos por el principio, cuando contratas un seguro lo haces pensando que si te ocurre algo, la compañía aseguradora responderá rápido para ayudarte en esas circunstancias, es decir, esperas que en el futuro te ayuden cuando sea necesario y lo solicites. Hasta aquí lo que tienen en común todos los seguros cuando los contratas, da igual que sea por un medio o por otro.

Pero cuando se trata de conseguir el mejor seguro para el caso concreto de tus necesidades y las de tu familia, especialmente cuando hablamos de seguros familiares, la cosa ya no es tan sencilla a la hora de contratarlo. No es tan fácil asegurar a cuatro miembros de una familia, que incluye adultos, niños e incluso personas de edad avanzada. Cada uno tiene unas necesidades y características concretas, así que el seguro debe contemplarlo para evitar problemas cuando lo necesitemos.

Y si hablamos del seguro de decesos es el caso que mejor responde a lo que hemos comentado, por lo que lo vamos a utilizar para responder a la pregunta inicial. Si nos planteamos contratar un seguro de estas características a través de Internet, bien sea por un comparador de seguros o por un bróker online, nos daremos cuenta de que hay aspectos que influyen en la “valoración” del seguro que más se adapta a nuestra familia y que no están considerados al 100%, quedando en el aire que pasará el día que lo necesitemos.

Probablemente si nos planteamos un seguro para un ciclomotor o pólizas sencillas de valorar porque son riesgos muy estandarizados, podemos pensar que el canal Internet es correcto, aunque no el único, siempre es mejor contar con un profesional que entienda y nos de el servicio cuando lo necesitemos. Pero desde luego en los casos de los seguros personales (los que cubren a las personas) y si además son para toda la familia, sin dudarlo la mejor opción es acudir a un profesional del seguro que nos estudie la situación y nos proponga el mejor seguro, no necesariamente el más barato, sino el que responderá cuando lo necesitemos dando cobertura al siniestro y apoyando a la familia en el trámite.

Por suerte en España contamos con un buen número de profesionales del seguro que nos podrán ofrecer sus servicios con profesionalidad y conocimientos suficientes para seleccionar la mejor opción para nuestro caso.

Compras seguras para la vuelta al cole

La vuelta al cole ya está aquí y es el momento de comprar (o renovar) todo lo que los chavales necesitan para enfrentarse al nuevo curso. Además de comprar los libros, los estuches, las mochilas y los uniformes, cada vez surgen nuevas necesidades y hay que meter en la lista más artículos, algunos de ellos con un coste considerable, como pueden ser las tablets, libros electrónicos, ordenadores para los más mayores, gafas o aparatos dentales… Se trata de un desembolso de dinero nada despreciable por lo que quizá merezca la pena asegurar estos productos, sobre todo sabiendo en manos de quienes van a estar.

¿Está asegurado lo que compras? La verdad es que sí. La legislación española establece un periodo de garantía de dos años (ampliable en algunos casos por decisión del fabricante o el vendedor). Con ello pone a tu disposición, como comprador, un mecanismo básico de protección para que, por ejemplo, te reparen un bien electrónico que ha dejado de funcionar por defecto de fabricación. Pero la protección de los bienes que adquieres puede ir mucho más allá de esta garantía básica y esto merece especialmente la pena en el caso de las compras muy caras, muy necesarias para ti o ambas cosas a la vez.

Obviamente, si te compras tres cajas de lápices Alpino no tiene sentido que las asegures ni probablemente encuentres a nadie que te las quiera asegurar. El aseguramiento está dirigido a objetos de un determinado valor mínimo y que están sometidos a riesgos importantes.

¿Qué asegurar? Los objetos caros y que fácilmente pueden ser dañados, perdidos o robados.

Piensa, por ejemplo, en una tableta electrónica, que los niños cada vez usan más. No es algo especialmente barato, y no deja de ser un objeto que con rebotar un par de veces contra el suelo puede quedar hecho trizas. Además, muchas veces no puedes permitirte perderla, romperla o que te la roben, porque tu hijo la necesitará para hacer sus deberes. Pues bien, esta son tres casuísticas que cubre el seguro y te ahorran un desembolso inesperado. Las compañías, además, diversifican cada vez más sus productos para cubrir todo tipo de situaciones: averías internas, caídas, obstrucción de puertos de conexión, avería por conexión de dispositivo externo, daños por agua u otros líquidos, equipo de sustitución durante la reparación, etc.

Como ejemplo de objetos caros y que fácilmente se pueden ver dañados, perdidos o robados, también están las gafas u otros pequeños aparatos electrónicos. Verás que la idea de asegurar un producto así no tiene nada de absurda. Lejos de ello, es muy lógica cuando son menores quienes están al cargo de estos objetos. Además, se trata de equipos que utilizan a diario y esto implica dos cuestiones básicas a la hora de asegurar. Por un lado, a mayor uso, mayor probabilidad de percance; por otro lado, es imprescindible reponer o sustituir rápido el dispositivo ya que es necesario para el día a día del alumnado.

Protecciones más allá del propio producto

Ser precavido vale por dos… o por muchos euros. Por eso a veces es importante pararnos a pensar en las consecuencias que puede tener un percance en un aparato electrónico más allá de los desperfectos del propio objeto. Si el ordenador de mesa o incluso el piano eléctrico de la niña cortocircuita y se estropea, el seguro o la garantía del fabricante lo repararán, pero ¿qué ocurre con las consecuencias de los desperfectos que haya generado el chispazo en tu casa o en la comunidad? De esto también se ocupa el seguro, habitualmente el de hogar.

El ingrediente secreto de la cerveza.

https://unsplash.com/photos/a19U7mqK6OI

La cerveza es, junto con el vino, la bebida alcohólica más antigua que se conoce; ya los antiguos egipcios la bebían, por ejemplo. A pesar de ser un elemento tan presente en nuestra vida cotidiana, estamos seguros de que hoy podemos sorprenderte con algunas curiosidades sobre ella, como que uno de cada dos hogares españoles compra cerveza habitualmente o que contiene un ingrediente que pocos conocen.

La cerveza es una bebida casi universal y de coste relativamente bajo (aunque en el siglo XVI era una bebida para las élites) lo que hace que su consumo esté muy difundido en la sociedad. La prueba la tenemos en que, según se desprende de la Encuesta de Presupuestos Familiares, en España uno de cada dos hogares compra cerveza de forma habitual. Esto es un buen indicador de lo extendido que está su consumo, especialmente si tenemos en cuenta que el 63% de la cerveza que se consume en España se toma fuera del hogar, es decir, en bares y restaurantes, según la Asociación de Cerveceros de España.

¿Me cubre la tarjeta sanitaria para viajar por Europa?

Por cercanía, los viajes al extranjero más habituales entre los europeos tienen como destino otro país de la Unión Europea. Para garantizar la atención médica en estos desplazamientos se creó la Tarjeta Sanitaria Europea. Pero aunque esta tarjeta te da un respaldo médico cuando estás en otro Estado miembro, debes tener en cuenta que no sustituye ni alcanza la protección de que te da un seguro de viaje. Te contamos porqué.

De entrada, cuando estás fuera puedes tener muchos problemas que no están relacionados con la salud. El muestrario de contratiempos es amplio: pérdida de equipaje, robo de documentación, retraso de un vuelo, cancelación, tener que regresar antes de lo previsto a casa porque le ha ocurrido algo serio a un familiar… En todos estos casos, y son unos cuantos, la tarjeta sanitaria no te otorgará ningún tipo de respaldo. El seguro, en cambio, sí.