Radiografía del empleo asegurador en España

El empleo es lo más importante de una economía. El resultado de una economía equilibrada, flexible y eficiente es un empleo de alta calidad. Podríamos discutir mucho sobre qué significa esta expresión de “empleo de alta calidad” pero, en realidad, es fácil definirlo: empleo de alta calidad es el que se ve en el sector asegurador. Y, si no, no hay más que radiografiarlo en algunos datos.

El primero de ellos es que el empleo en seguros tiene una de las tasas de temporalidad más bajas de toda la economía. En seguros, uno de cada 25 trabajadores es temporal; una tasa de que es de uno de cada cuatro en el conjunto de la economía. El seguro, pues, ofrece un trabajo estable, lo cual es el primer paso para poder desplegar planes de carrera y crecer profesionalmente. Hoy por hoy, de una plantilla de unos 48.000 trabajadores, no menos de 3.600 tienen planes de carrera específicos y ven, por ello, su trabajo a través de un prisma de largo plazo.

Existe un 96% de empleo fijo. Solo 1 de cada 25 trabajadores tiene contrato temporal

El segundo de los datos es que el empleo en seguros es igualitario. En seguros trabajan más mujeres que hombres y, cada año, el porcentaje de mujeres que acceden a los puestos de trabajo ofertados es el mismo que el porcentaje de las que se presentan; lo cual demuestra que los procesos de selección no practican discriminación alguna. La presencia de la mujer está creciendo muy deprisa entre los puestos más elevados y mejor retribuidos: mujeres son hoy uno de cada seis directivos de seguros; pero en el 2004 eran tan sólo una de cada veinticinco.

Ya que hablamos de cosas mejor o peor retribuidas, el tercer dato es que el sector asegurador tiene uno de los salarios más altos de toda la economía. Más concretamente, en una lista de más de setenta sectores, está situado en la elite de los diez primeros.

Continue reading “Radiografía del empleo asegurador en España”

Un sector económico muy femenino

 

Y es que las mujeres están en primera línea en todas las actividades de la vida, y el seguro no iba a ser una excepción.

En el sector asegurador trabajan más mujeres que hombres. En los últimos treinta años, el empleo femenino en seguros, tal y como lo mide la EPA, se ha multiplicado por cinco.

¿Queda mucho por hacer? Desde luego. Pero digamos que a unos les falta menos que a otros.

Y es que cinco es el doble que dos y medio, que es la ratio por la que se ha multiplicado el empleo femenino en el conjunto de la economía. Así pues, ser mujer ha sido el doble de chollo a la hora de encontrar trabajo en el seguro que en el conjunto de los demás sectores.

Hoy en día, la mujer se encuentra en cualquier esquina de esta actividad. Hace años, es cierto, cualquier reunión de responsables técnicos (actuarios) o de riesgo (economistas) de entidades aseguradoras era, básicamente, una reunión de americanas, pantalones y algún chaleco. Pero eso, hoy, ha cambiado.

Las cifras optimistas, sin embargo, siempre se pueden relativizar, y comúnmente lo son por el mismo flanco: que trabajen más mujeres no quiere decir, necesariamente, que lo hagan en los puestos de mayor responsabilidad. Eso es cierto, y por eso no cabe sino reconocer que queda camino por hacer. Pero el sector asegurador, cuando menos, está en el camino adecuado.

Continue reading “Un sector económico muy femenino”